miércoles, 4 de junio de 2008

Asociaciones: robots y máscaras

Las películas de ciencia ficción siempre me han gustado, especialmente cuando incluyen robots humanoides. Para mí, el origen está en la película Metrópolis de Fritz Lang (1926), con esa magnífica escena de transformación en la que María presta sus características físicas, aunque no su corazón, a la máquina creada por el científico.



Saltando en el tiempo llegaron los humanoides, quizás uno de los mejores ejemplos fueron los de Blade Runner (1982) de Ridley Scott, basada en la novela de Philip K. Dick y con esa estupenda BSO de Vangelis. ¿Quien no recuerda, entre otros, los magníficos papeles de Rutger Hauer como Roy Batty o de Sean Young como Rachaele?. Curiosamente, estos replicantes querían, a toda costa adquirir características humanas e incluso pasar desapercibidos entre ellos. No es cierto que los replicantes no tuvieran un alma, todo lo contrario, la tenían. Tenían "su" alma, diferente a la de los humanos, mucho más estereotipadas. En el fondo querían crear una sociedad nueva, diferente a la que ya conocían y cuyas consecuencias habían pagado.







Siempre he pensado que, en paralelo, los humanos hemos evolucionado en sentido contrario. Quizás haga falta adquirir ciertas experiencias y pasar por determinadas situaciones para llegar a estas conclusiones. Parece que la máscara es cada vez más, salvo honrosas excepciones, uno de los complementos de moda en la sociedad actual. Se pune a aquellos que no la quieren usar, que la rechazan, cuando teóricamente debería ser todo lo contrario. Ir de cara o de frente debería de ser muy rentable, pocos lo aconsejan, al contrario ... son tus propios amigos quienes te recomiendan que mejor ponértela, así se está más seguro. No me refiero a ocultar tendencias -de cualquier signo- o gustos, sería demasiado simple, sino a algo mucho más importante: enmascarar tu alma.
Finalizo esta entrada con uno de los momentos estelares de Blade Runner.

23 comentarios:

pe-jota dijo...

Tal vez porque a base de querer crear un robot que se nos parezca, e intentar jugar a ser dioses, nos hemos deshumanizado tanto que ya no sabemos quienes somos, y las máscaras son el único soporte que acaba dándonos un sentido.

Breckinridge dijo...

Preciosas escena. Blade Runner me impactó cuando la vi (con mi amgio Javier, en el Cine Avenida, en la Gran Vía, me acuerdo perfectamente) y pienso que desde luego sigue siendo la película que mejor ha intentando retratar el futuro. Es curioso, no la tengo (y además a propósito) entre mi lista de favoritas y quizá sea por la profución posterior de cortes del director, versiones autorizadas, definitivas, etc. A mí nunca me disgustó la versión con la voz en "off" y me descolocó ver el corte original del director que ya no la tenía. Y qué pena Sean Young, tan guapa y buena actriz y que apenas hizo nada más.

Lula Fortune dijo...

Una de mis pelis favoritas, sin duda. Sigue plenamente actual, incluso la estética, que tanto me había sorprendido la primera vez que la vi. Por primera vez, en una peli del futuro no iban en pijama, hablando de retromisiles por espacios impolutos y blancos.
Tb me gustó mucho "El hombre bicentenario", te la recomiendo (aunque no es Blade Runner). Es una reflexión triste y dulce sobre la condición humana.
Es un placer devolverte la visita, volveré...y no es una amenaza. Besos humanos.

Funksturm dijo...

El antropocentrismo moral es de lo más despreciable. Yo creo que los replicantes de Blade Runner son más humanos que los propios humanos.

el otro amante dijo...

Gracias a los 4 por vuestros comentarios:
-pe-jota: has sido el primero, como otras veces, en lo de la deshumanización estoy totalmente de acuerdo contigo, en lo de las máscaras, no. Prefiero no llevarla........por eso me pego cada hostiaaaa que ni te cuento.
-breckin: me pasa igual que a ti, solo tengo una en video, no sé al final que versión acabaré comprándome en dvd.
-lula, un placer tenerte aquí. No sé si habrás visto Solaris (2002) de Steven Soderbergh, no llega ni con mucho a Blade Runner. Me apunto la sugerencia de "El hombre bicentenario", ¿no es del tipo de la famosa del niño-robot (jo, se me ha olvidado el nombre)?. Iguales besos humanos para ti también.
-Funk has dado en la clave, también yo lo pienso, en la peli de Blade Runner y, a veces, en como está el patio humano.

El futuro está en el porno dijo...

no soy un gran aficionado, en el fondo, de laspelículas de ciencia ficción lo que me más me gusta es le estética, la actitud, lo demás a menudo me produce demasiado pereza.

Caulfield dijo...

Qué interesante esta entrada. En general los autómatas no llevan máscara, al fin y al cabo sus tornillos hacen aquello para lo que fueron programados. Ya en Blade Runner no estoy tan seguro, dada la evolución del diseño y su inteligencia pero de todos modos son mucho más directos y honrados que toda la humanidad junta, que viven una falsa ilusión de realidad con animales artificiales; bueno, esto es más del libro que de la peli.

Breckinridge dijo...

Amante, fuera de tema, te he puesto por fin un enlace en mi blog. Espero que no te parezca mal.... Abrazos y buen fin de semana.

Capri c'est fini dijo...

Yo no sé cual es el empeño por crear humanoides, en serio, a veces lo pienso. Para qué reproducir a seres humanos si ya hay humanos. Supongo que tiene que ver con saber que se puede conseguir, aunque de momento está a años luz de crear algo que se asimile al ser humano (no por antropocentrimo, ni porque el ser humano mole más...) Hace poco vi Metropolis y me pareció muy original en sus planteamientos, que recogían incluso la lucha de clases, y en sus estética. No me extraña que haya perdurado como un clásico. Blade runner también lo es y en este caso es de los pocos en que me atrevo a decir que es mejor la película que el libro en que se basa. Un saludo.

el otro amante dijo...

Hola a todos:

-futuro: ¿pero el blog no era de dos o te han dejado solo?, si la estética es interesante. La ciudad de Blade Runner (paneles publicitarios, tiendas, metros) era como será -ya casi es- en el futuro.

-cau: coincidimos en la falsa ilusión de realidad, me reí un montón con la última entrada de tu blog, gracias por la visita.

-breckin: gracias por el enlace, todo un detalle por tu parte. No sé que le pasa al emule últimamente que no sale nada y no he encontrado la canción de L world.

-capri: pues imagino que es el avance de la ciencia y efectuar una serie de actividades "molestas" para el ser humano que pueden ir desde limpiar una casa hasta combatir en una guerra. Las dos pelis son dos joyas.
Gracias a los 4 por participar

Puntoaparte dijo...

Sabes que comparto contigo ese especial gusto por el cine, y aunque el cine en general me gusta y me nutro de películas de todos los géneros, admito que por el fantástico y la ciencia ficción siento debilidad.
Generalmente son unos géneros muy infravalorados, opinión con la que no estoy en absoluto de acuerdo. Como en todo género hay mucha película mala, pero también hay grandes obras maestras. Este tipo de películas no sólo ofrecen una mayor libertad artística/creativa a sus autores que no están sujetos las limitaciones que supone el realismo, los hechos/situaciones historicas, o incluso la lógica. Además igualmente pueden tratar los grandes temas de la humanidad, responder cuestiones y aún mejor, pueden plantear preguntas que nos hagan reflexionar. Dos claros ejemplos de ello son estas dos películas que mencionas, "Metrópolis" de Fritz Lang y "Blade Runner" de Ridley Scott. Dos películas que toda persona debería ver.
Precisamente en 1982, el año del estreno de "Blade Runner", se reestrenó en salas la película muda del maestro Lang "Metrópolis". El músico Giorgio Moroder fue el responsable de este reestreno que, cogiendo la película de 1927, se encargó de componer una nueva y actualizada banda sonora con las voces de cantantes de la talla de Freddy Mercury o Bonnie Tyler, entre otros. Una auténtica gozada, increíble de ver y de escuchar, que bien que encaja esa música de los 80 con una película rodada 55 años antes.

el otro amante dijo...

Antes de nada, gracias por el maratón de respuestas que has dejado en mis entradas. Dos pelis absolutamente fundamentales, la coloreada de Moroder es una de las pocas con color que me ha gustado, la bso estupenda. En realidad las pelis de ciencia ficción muestran, a veces, realidades que al cabo de los años se cumplen. No sé si es porque el cine sirve de referencia o por la intuición de determinados directores y guionistas.

Capri c'est fini dijo...

Sí, Amante, hasta ahí llego, los robots son para quitar labores absurdas y monótonas al ser humano, yo me preguntaba más ¿por qué con forma humana? Saludos

el otro amante dijo...

Hola Capri, no sé si has oido la última noticia, presentarán en los próximos meses un robot para mantener relaciones sexuales, los programarán con kamasutra incluido, e incluso se estan planteando si añadir algún aspecto relacionado con la fidelidad, que, por supuesto, consistirá en un sistema de reconocimiento del propietario. En este caso si se explica la forma humana, ¿no?, además llevarán atributos sexuales ......

homo-sapiensis dijo...

A mi también me ha fascinado mucho el cine de ciencia ficción... aunque la realidad que vivimos se acerca cada vez más a una película del género. Gracias por tu vista al blog de "Juegos de Poder". Estaré pendiente de tus contenidos interesantes... espero poder ir pronto a Zahara de los atunes y te contaré que impresión me habré llevado ;) Un saludo

el otro amante dijo...

Gracias a tí, sapiensis, me han encantado tus dos blogs, vuelve cuando quieras y enhorabuena por tu selección musical.

un hombre virtuoso dijo...

Blade Runner me encantó...como han dicho ya parecia que cuanto mas se empeñaban los replicantes en humanizarse mas se empecinaban los humanos en todo lo contrario.

En cuanto a las mascaras... son necesarias, hay que poner esa primera barrera entre nosotros y el mundo para no sentirnos tan vulnerables. Luego pueden dejarse caer. O no.

Un abrazo ( como siempre, si )

Breckinridge dijo...

Amante, el tema de los robots sexuales merece un post en condiciones, con todo lujo de detalles, por favor.

el otro amante dijo...

-hombre virtuoso, gracias por venir. Es cierto que los nexus se empeñaban en humanizarse, quizás fueran programados con mentes humanas, pero faltaba en ellas la incongruencia y falta de consecuencia que, a veces, determinan ciertas actuaciones. Abrazo recibido y, como siempre, correspondido.
-breckin: deseo que ya estés restablecido del todo. La noticia la he tenido recientemente, pero me documentaré y escribiré una entrada próximamente. Ahora estoy preparando una sobre las relaciones entre vecinos que espero poder publicar como máximo el domingo.

hermes dijo...

Pues hay que aprender poco a poco a desenmascarar nuestra alma y los primeros que debemos aceptarnos somos nosotros mismos, es lo primordial, lo demás es supérfluo...

Un abrazo

el otro amante dijo...

Totalmente de acuerdo, Hermes, si es que se nota que tienes la cabeza bien amueblada. Otro para ti.

Morgenrot dijo...

Tengo varias películas de F.Lang.

Hace más de mil años que alquilé Metrópolis. Cuando llevaba unos cinco minutos viéndola, corté el DvD, y decidí que esa maravilla hay que tenerla en casa y verla más de una vez, como otros tantos tesoros.

N.b.: Me llevo muchas bofetadas por ir por la vida con las cartas boca arriba

el otro amante dijo...

-Rot, Metrópolis es una auténtica obra maestra. Y, sobre todo, tiene un mensaje claro, por muy difícil que sean determinadas situaciones, el corazón es el único mediador. Respecto a ir con las cartas boca arriba, te habrás llevado muchas bofedas, pero -imagino que- también muchas satisfacciones. No hay nada más placentero que encontrar a alguien que también va por la vida con las cartas boca arriba como tú, es algo mágico.