domingo, 18 de mayo de 2008

Reflexiones: luna llena


La luna está creciendo rápida y peligrosamente, el día 20 de mayo habrá plenilunio. Soy de los que se sienten influidos por este astro, ya desde tres o cuatro días antes, aunque no mire al cielo sé lo que está pasando. No podría explicaros bien las sensaciones que tengo: desasosiego, aumento de la libido, sentimientos exaltados, dolor de cabeza, insomnio, etc. Leo en una página web: http://www.microsiervos.com/archivo/ciencia/luna-llena-efectos-luna.html
que no hay nada de cierto, que todo es producto del folklore, las leyendas urbanas y lo paranormal. Quizás sea así, pero lo que experimento es distinto de lo que leo. Especialmente con esas lunas naranjas propias del verano, sobre todo las de julio y agosto que califico como lunas inseguras o incluso, peligrosas; las otras, las buenas son las blancas, como la que tendremos próximamente. De todas formas, me afectan tanto unas como otras.



La luna ha sido una de las fuentes de inspiración principales en literatura, música y cine; datos que bien analizados, digo yo que querrán decir algo. Quizás su incidencia sea solo en algunas personas, o ¿realmente nos influye a todos?. Para ilustrar la famosa canción “Moonriver”, cantada por Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes. Y, como no, ese clásico de la licantropía, el “Hombre lobo” de la Unión.



Si alguno de vosotros experimenta algo con la luna llena, me lo contáis y así compartimos experiencias. A lo mejor incluso se os ocurre algún remedio.
Siguiendo con el tema lunático, he recordado un poema de García Lorca, de 1919, que leí en mi adolescencia y trata el tema de la luna, titulado: "Si mis manos pudieran deshojar la luna", es como sigue:

Yo pronuncio tu nombre
En las noches oscuras
Cuando vienen los astros
A beber en la luna
Y duermen los ramajes
De las frondas ocultas.
Y yo me siento hueco
De pasión y de música.
Loco reloj que canta
Muertas horas antiguas.

Yo pronuncio tu nombre,
En esta noche oscura,
Y tu nombre me suena
Más lejano que nunca.
Más lejano que todas las estrellas
Y más doliente que la mansa lluvia.

¿Te querré como entonces
Alguna vez? ¿Qué culpa
Tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma
¿Qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡Si mis dedos pudieran
Deshojar a la luna!!

Incluyo una obra de Paul Delvaux que buscaba para ilustrar el texto, las fases de la luna II (1941)


Y concluyo con una imagen de la tierra, tomada desde la luna por los tripulantes del Apolo XI:

24 comentarios:

pe-jota dijo...

No, no siento influjos lunares, aunque nuestro satélite no deja de fascinarme, y no se si nos influye o no, pero que sus efectos se notan sobre la tierra eso sí que es cierto, ahí están las mareas para confirmarlo.

El Deme dijo...

Lo que me llama la atención de la luna es que la mires desde donde la mires en el mundo, siempre todos miramos lo mismo, eso me parece mágico.
Gracias por tu visita.

hermes dijo...

Quizás no sienta tan clara como tu la influencia de la luna llena, pero si en ocasiones, cuando he tenido una predisposición para ello, he notado algún síntoma de los que dices mezclado con melancolía y añoranza de alquien a quien ehcas en falta.

un abrazo

El futuro está en el porno dijo...

Dicen que debes cortarteelpelo con a luna en creciente para que crezca más sano y que no debes firmar cotratos ni nada importante en menguante, se dicen muchas cosas, especialmente por internet.
Por mucho que seamos escépticos con el tema de la influencia lunar, creo que ante una luna como la de la imagen, cualquiera de nosotros se detendría unos segundos a observarla.

Caulfield dijo...

Desconozco el tema del influjo, aunque he escuchado razonamientos del tipo "estamos compuestos de agua en gran porcentaje y, si existen las mareas,...". Particularmente no noto nada especial, ni siquiera me sé el calendario lunar o cuando toca tal o cual luna pero echo de menos lunas naranjas como las que dices. Me recuerdan a mi tierra y al mar.

Capri c'est fini dijo...

Ah la luna!! cuantas líneas ha inspirado y las que quedan... yo no soy muy lunático, pero es un foco que nos alumbra todas nuestra locuras nocturnas. Por cierto, veo que tu blog va viento en popa, y no sabes cuanto me alegro. Por mi mala cabeza hasta ahora no te había enlazado en mi blog, pero ya está solucionado. Sigue así, tío... Un abrazo.

Ana dijo...

Soy una lunática total; suelo cambiar de humor, pero no me influye siempre de la misma forma. Esta vez me ha tocado melancólica, hace dos lunas felicidad total.

Si te apetece, pasa por mi blog y lee mis "Lunáticas" (etán en breves o en mis relatos). Ahí si expreso mejor su influencia.

Un beso lunático

el otro amante dijo...

Pues gracias a todos por los comentarios:
-Hombre, pe-jota, aparte de las mareas lunares, habrá algo más, ¿no?, al menos eso pienso yo
-Deme, de nada, ha sido un placer visitar tu blog
-Hermes, si, suele pasar, aunque también como dice Ana, no provoca siempre idéntidos efectos.
-El futuro está ... (jo, y luego dicen que mi nik es largo), eso de lo de cortarse el pelo ya lo decía el barbero del pueblo de mi madre cuando yo era pequeño ...
-Cau, las lunas naranjas son estupendas, especialmente si se reflejan en el mar
-Capri, se te agradece el detalle del enlace, yo también te tengo. Al final resultará que Internet no es tan grande y somos 4 (o 40) los que leemos lo que escriben otros 4(o 40). Tu blog fue uno de los primeros que leí. Gracias por el apoyo.
-Pues nada, Ana, me pasaré por tu blog para recopilar bibliografía, gracias por la visita.

Saludos y abrazos para todos

hm dijo...

A mi no me afecta la luna (y he de confesar que soy bastante escéptico al respecto); pero si es cierto que ejerce una especial fascinación sobre mi... supongo que es la manera de somatizar esa fascinación la que hace que a algunas personas le afecte físicamente.

Breckinridge dijo...

A mí la luna me afecta muchísimo. De entrada, cuando hay luna llena duermo peor (y duermo bastante poco ya de por sí, así que estoy apañado). Me afecta en parte al humor. A la líbido no sé... no estoy seguro. Tendré que preguntarle a mi señor esposo, quien, por cierto, sí es un convencido de la influencia de la luna en todas las esferas de la vida.

El caso es que yo no "creo" en estas cosas, pero cada vez que paso una noche en blanco miro el calendario lunar y me doy cuenta de que hay luna llena.

el otro amante dijo...

-hm: como se nota que eres científico, a pesar de ello sientes fascinación por la luna
-beckin: pues yo tampoco creía al principio en lo de los cambios, pero, como comentaba, me pasa lo mismo .... miro el calendario lunar y ¡zas! coincide.
Gracias a los dos por la visita

coxis dijo...

la verdad es que la luna poco me afecta, pero si me pones a Audrey Hepburn cantando Moonriver... Eso sí que me afecta... Aaaaay

Breckinridge dijo...

Oye, no he comentado antes el puntazo del Moon River, en version autentica, para jartarse de moquear a gusto. Yo tambien le puse un link en mi blog hace un tiempo, pero puse tantos a tantas canciones en un solo post que se quedo algo perdida (perdon por la falta de acentos, estoy en un ordenador prestado...)

el otro amante dijo...

-Coxis y Breckinridge, coincidimos en el Moonriver, jajajaja, aficiones y afectaciones, ¡es la vida!

hm dijo...

Gracias a su post me he empezado a leer un libro que tenía en espera desde hace tiempo, un libro de ensayos científicos de Isaac Asimos que se llama la tragedia de la luna... te recomiendo los dos primeros ensayos que vienen "La tragedia de la luna" y "El triunfo de la luna"... donde especula sobre cómo nos ha perjudicado la existencia de la luna y cómo nos ha beneficiado como civilización... al hilo del tema, seguro que te gustan.

el otro amante dijo...

Pues gracias, hm, por lo menos el comentario del blog ha servido para algo. Imagino que será Isaac Asimov el de la ciencia ficción. Saludos. Sigo en el hilo del tema aunque ya los efectos han pasado.

Ana dijo...

Más luna...

A LA LUNA

Todo lo ves, y todos los mortales,
cuantos en el mundo habitan,
en busca del alivio de sus males,
tu blanca luz solicitan.

Unos para consuelo de dolores,
otros tras de ensueños de oro
que con vagos y tibios resplandores
vierte tu rayo incoloro.

Y otros, en fin, para gustar contigo
esas venturas robadas
que huyen del sol, acusador testigo,
pero no de tus miradas.

Rosalía de Castro

Morgenrot dijo...

Dicen que influyen , no lo sé.

Sólo sé que me gustan la noches sin luna porque se ven las estrellas ( nunca en la ciudad, claro ) y que me gusta observar la luna por su extraña belleza.

Te dejo un poema , basado en Lorca, pero modificado por Cohen, y lo que plasmo es todo de Cohen:

"Te quiero, te quiero, te quiero
En la silla con una revista muerta
En la cima de la cueva del lirio
En algún pasillo donde el amor nunca estuvo
En la cama donde la luna ha sudado
En un grito lleno de pasos y arena
Ay, Ay, Ay, toma este vals
Toma su quebrada cintura en tu mano."

Magnífica tu entrada y las canciones con las que nos has deleitado. Gracias.
Un fuerte beso

el otro amante dijo...

Apreciadas Ana y Morgen, habéis incluido el toque poético en los comentarios. Bonitos ambos, quizás me guste más el de Rosalía de Castro, recuerdo en el cole que nos tradujeron del gallego "Follas novas" (Hojas nuevas) y me encantó, mi profe de literatura era estupendo. Espero veros nuevamente por aquí, hasta pronto.

erva_cidreira dijo...

Qué más da

Qué más da el sol que se pone o el sol que se levanta,
la luna que nace o la luna que muere.

Mucho tiempo, toda mi vida, esperé verte surgir entre las tinieblas monótonas,
luz inextinguible, prodigio rubio como la llama;
ahora que te he visto sufro, porque igual que ellos
no has sido para mí menos brillante,
menos efímero o menos inaccesible que el sol y la luna
alterados.

Mas yo sé lo que digo si a ellos te comparo,
porque siendo brillante, efímero, inaccesible,
tu recuerdo, como el de ambos astros,
basta para iluminar ausente toda esta sombra que me envuelve.

Luis Cernuda

Tres_Leches dijo...

EN UN PUEBLO DE OSROENE (1917)

Ayer, a media noche, herido en una riña de taberna,
trajeron a Rémona, nuestro amigo.
A través de la ventana la luna iluminaba su cuerpo.
Somos una mezcla de sirios, griegos, armenios y medos.
Rémona es uno de ellos. Pero anoche
cuando la luna iluminaba su entrañable rostro
pensamos de nuevo en el Cármides de Platón.

Constantino Cavafis / Grecia
Traducción: Harold Alvarado Tenorio

el otro amante dijo...

Gracias, Erva y Tres por incluir estos poemas de dos de mis autores favoritos, Cernuda y Cavafis, me han gustado mucho. Un abrazo

Polo dijo...

Estoy convencido de que hay vida en la luna: de vez en cuando, algunos la habitamos...

Me ha encantado tu blog y tu comentario sobre idiomas en el mío. La forma de colgar los cuadros ..es difícil pero lo consigues. Enhorabuena

el otro amante dijo...

Hola Polo, gracias por la visita, jajaja, tienes razón ... algunos la habitamos, mejor así le damos -y nos dá- más vida. Estoy preparando nuevas entradas sobre las asociaciones idiomáticas. Me gustó mucho tu blog. Hasta pronto.