lunes, 24 de marzo de 2008

De cartas y diarios.

En plena revolución tecnológica sigo con mis dudas virtuales. Todos los días nos invaden cientos de correos electrónicos que están sustituyendo al postal. Lo más extraordinario, al igual que ocurrió con los sms de los móviles, es la cantidad de gente -yo incluido- que escribimos a conocidos, amigos, etc., personas a las que, si no fuera por el famoso correo electrónico, ni nos ocuparíamos o lo haríamos bastante menos. Hay un rechazo a escribir las antiguas cartas pero una predisposición inmediata a los e-mails. Ahora que entro en el mundo de los blogs veo que sucede algo parecido. He leido varios y al final muchos de ellos son como diarios anónimos, públicos y no secretos, en los que cada cierto tiempo se escribe. Lo más preocupante son aquellos en los que se expresan comentarios sobre gustos y aficiones, ¿no sería más lógico comentarlos con alguien cercano, o es que la sociedad actual nos limita hasta el punto de hablar de gilipolleces -en vivo y en directo- y tener que recurrir a los blogs para expresar nuestros gustos y opiniones?. Aunque yo también entre en la rueda, y algunos blogs son bastante interesantes, si me gustaría saber vuestra opinión al respecto.

5 comentarios:

Capri c'est fini dijo...

Jajaja totalmente de acuerdo con tu duda tecnológica. A veces me lo pregunto (y no me puedo salvar de la quema) ¿llegará el momento en que diga, mejor lo lees en mi blog? espero que no llegar a eso, pero sí que es inquietante. Un saludo

Puntoaparte dijo...

No te voy a quitar la razón con lo que dices, pero no siempre tus amigos y personas allegadas están ahí cuando tienes la necesidad de expresarte. Y como suele decirse, cada uno es de su padre y de su madre, no siempre los que te rodean comparten tus gustos por ciertos temas.

El lenguaje escrito da pie a la reflexión y a sopesar muchas cosas en la vida. Es un ejercicio de reordenamiento de ideas, de buscar explicación no sólo a lo que te sucede si no a lo que sientes. Los diarios siempre han existido, es cierto que han sido algo privado hasta ahora. Supongo que en este caso podemos hablar de diarios pornográficos. Nuestros pensamientos ahí expuestos para que todos los vean.

Puntoaparte dijo...

Por cierto, gracias por incluirme entre tus lecturas habituales, jeje.
;)

el otro amante dijo...

-Capri: espero no llegar a eso, jajajaja, aunque también sería divertido: si quieres saber lo que pienso mira mi blog (¡que cómodo!)

-Puntoaparte: es cierto lo que dices, no siempre se está en idéntica "onda" con los amigos, es más fácil recurrir a asuntos en los que ya se conoce la opinión del otro, o contar como te ha ido el día en el trabajo.
Creo que me queda todavía para que mi (¿diario?)-blog sea "pornográfico", en el sentido de exponer lo que pienso de determinadas cosas. No obstante, con calma, emprenderé el camino.
De nada, es un placer leer habitualmente tu blog

Breckinridge dijo...

No creo que lleguemos a decir "si quieres saber lo que pienso, lee mi blog", pero el blog sirve para que allegados varios se enteren de lo que hacemos, o pensamos, en un momento determinado. Yo, aunque llevo poco, he pasado ya varias crisis blogueras: "¿por qué? ¿para qué?". No deja de haber un punto exhibicionista. En mi caso, se mezclan entradas muy espontáneas y marcadas por mi estado de ánimo y otras más pensadas.