sábado, 29 de marzo de 2008

Pintores: David Roberts





Sigo con la serie de los pintores, aunque soy consciente de su relativo éxito. Quizás, más que incluir fechas y datos -como hasta ahora-, me apetece contaros porqué me interesan determinados autores. Los orientalistas me gustan fundamentalmente por su evocación de culturas pasadas y por el exotismo de culturas no occidentales coetáneas. Muestran la diversidad y relativizan en sus obras conceptos puramente occidentales que nos hacen sentirnos mal y que son "las lágrimas por no ver el sol que nos impiden ver las estrellas" (Tagore). Cuando tratan importantes culturas pasadas y llenas de esplendor, como la egipcia, la conclusión es clara: todo tiene un principio y un fin y nada es eterno; somos solo un accidente, incluyendo además toda nuestra carga cultural y sistema de creencias. Es el caso del escocés David Roberts (1796-1894) que no solo visitó nuestro país (1832-33) sino que aprovechó para conocer el norte de Marruecos. En 1838 realizaría el viaje fundamental para su producción artística: Egipto; rito iniciático que le permitió, con el patrocinio del Instituto Británico, bajar por el Nilo y dibujar los templos y paisajes egipcios que más tarde le sirvieron para sus óleos y litografías como las que os incluyo: Dendara (2), Abu-Simbel (1), Philae (1). En una escapada a Londres, compré en una tienda de grabados próxima al Museo Británico, dos litografías de su serie egipcia; desde entonces me acompañan en los sitios en los que he vivido.

3 comentarios:

Capri c'est fini dijo...

No conocía a David Roberts, es cierto que del orientalismo romántico estoy un poco pez, porque no me gusta mucho, a pesar de que hay algunos cuadros que tienen verdadero encanto. Viendo las imágenes que has elegido para ilustrar el post, me acuerdo de un libro sobre Egipto que veía de pequeño y que lo tenía gastado. Tenían ilustraciones de este pintor y yo sin saberlo hasta ahora. Son pinturas muy de la época en que fueron pintadas, cuando el inicio de la egiptología. Gracias por descubrirme a pintores un tanto olvidados.

Un saludo.

Caulfield dijo...

Sólo conocía su obra por algunas referencias en una exposición sobre grabados antiguos de Granada. Me gusta su evocación romántica. Este tipo de grabados a veces (aunque a menudo este tipo de obras tiene un poco de exageración de escalas, etc) ha servido para reconstrucciones históricas de un lugar a lo largo del tiempo.

el otro amante dijo...

Gracias por vuestros comentarios, ya veo que sois de los fieles. A seguir así ...